QAnon: teoría de la conspiración para salvar el mundo

QAnon teoría de la conspiración

«Q» se refiere a cierto nivel de autorización para acceder a material clasificado del gobierno de Estados Unidos. «Anon», esta es fácil, a anonimato. Todo junto es QAnon.

Desde hace semanas, QAnon se presenta como la teoría de la conspiración definitiva. Es, en todo caso, la conspiración definitiva del momento, hasta que otra venga a arrebatarle la corona. Mientras tanto, merece la pena analizarla, aunque sea someramente porque es un factor que puede tener un peso relevante en el futuro que está por venir. 

Ganar por la mínima también es ganar

Lo anterior no es una exageración. No hay un margen mínimo que deba obtenerse para conseguir la presidencia de los Estados Unidos, por ejemplo. Basta con ganar aunque sea gracias a un puñado de votos de personas convencidas de que votar a Trump es la única manera de que los pederastas que manejan el mundo no lo acaben violando todo y de que paguen por sus crímenes caníbales. 

Conviene recordar que las elecciones presidenciales (de EEUU) de 2016, según el científico de datos Azhar Hamdan, las decidió la ventaja de apenas 78.000 votos que Trump logró en tres condados de Michigan, Wisconsin y Pensilvania. 78 mil.

Facebook afirma haber retirado ya 790 grupos, 100 páginas y 1.500 anuncios relacionados con QAnon. Solo uno de esos grupos contaba con 200.000 miembros. Según la NBC, los grupos de apoyo a QAnon en Facebook suman millones de integrantes. Millones.

QAnon hasta en la sopa

El origen de QAnon

El origen de esta teoría de la conspiración se sitúa en una publicación aparecida en uno de los foros de 4Chan. Iba firmada por un usuario anónimo que se hacía llamar “Q Clearance Patriot” y que afirmaba ser un agente de inteligencia con acceso a información clasificada. Según esta información, Trump fue reclutado por importantes generales del ejército para que se presentara a Presidente de los EEUU con la misión de acabar, de una vez por todas, fuego contra el Maligno y sus lacayos, con la conspiración global que controla la política, los medios, el entretenimiento.

Esta trama global suele aparecer definida como deep state. No es un término inocente, como si algo en QAnon lo fuera, pues es uno de los conceptos fundacional de la alt right. La existencia de un estado oscuro que todo lo controla desde las sombras es una de las ideas con las que Steve Bannon inició la guerra cultural que ahora tiene al mundo plagado de ultraderechistas. If it ain´t broke, don´t fix it.

La navaja suiza de las conspiraciones

Y en esa trama, todo vale. La zarzuela de pescado (de roca) tiene un poco de todo. La nómina de malos es la habitual: Hillary Clinton, Barack Obama y George Soros, Oprah Winfrey, Tom Hanks, Ellen DeGeneres… Se incluyen también figuras como el dalái lama y el papa Francisco (amortizado después de protagonizar una de las fake news estrella de 2016). Esas personas, además de controlar el mundo a su antojo, abusan de niñas y niños. Y los  matan, si se tercia, para comérselos y aprovechar su sangre infantil rebosante de un químico que extiende la vida. QAnon no desperdicia nada.

Hay también su poco de control mental, sus cosas satánicas y sus envenenamientos del agua potable para convertir a los niños estadounidenses en homosexuales. Entre los mil y un males de los que esta élite es responsable se encuentra, cómo no, la falsa pandemia de la Covid-19.  Todo es un plan para acabar con gran parte de la población mundial y atemorizarnos tanto que nadie diga ni mú cuando nos impongan el Nuevo Orden Mundial.

Podría ser divertido si no fuera porque no lo es.

Las consecuencias de QAnon

El mundo tiende a la promiscuidad o, al menos, tendemos los humanos. No necesariamente a la promiscuidad de la acepción 1 del diccionario de la  la RAE sino a la de la acepción 1 del Diccionario Panhispánico del Español Jurídico: Mezcla o confusión desordenada de cosas diversas. En otras palabras: no existe una frontera clara entre el mundo digital y el mundo offline, no hay distancia suficiente entre los delirios conspiranoicos y las agresiones a personas concretas en la calle.

Contra el 5G a pedradas

En el Reino Unido, los trabajadores que colocan la red 5G han denunciado docenas de ataques y amenazas, algunas extremadamente violentas. Andy Kerr (secretario general del sindicato Communication Workers Union, CWU), afirma que han denunciado amenazas de apuñalamiento, de violencia física e incluso amenazas de muerte.

La relación entre el 5G y el coronavirus ha sido desmentida una y otra vez pero hay trabajadores que deben ir de incógnito por la calle y con el corazón en un puño porque no saben cuando algún creyente les atacará o amenazará.

Bulos que acaban en disparos

Las teorías de la conspiración que se cuecen en redes sociales asaltan el mundo analógico y sus consecuencias pueden ser impredecibles cuando no trágicas. La relación entre pizza y pederastia que engrosa la mezcolanza barroca de QAnon viene de hace años. De hecho, hay quien califica a QAnon como secuela de alto presupuesto del Pizzagate.

El relato del Pizzagate inicial apuntaba al restaurante Comet Ping Pong como un local donde la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton y su jefe de campaña, John Podesta, lideraban un sistema de abuso infantil. Tanto se insistió en la maldad de aquella pizzería y de sus clientes que un tipo armado irrumpió en la misma con la intención de liberar a las criaturas allí encerradas. La habitación de Barba Azul no apareció y, por suerte, el asaltante fue detenido antes de que hiriera a nadie, aunque llegó a abrir fuego en la pizzería.

Por cierto, y aunque estas sean cuestiones que merezcan más desarrollo, el dueño del Comet Ping Pong es gay. Soros, que es a las conspiraciones lo que Lobezno fue en tiempo a las colecciones de mutantes, es judío. La homofobia es parte consustancial de los grupos ultraderechistas que promueven esta clase de conspiranoias. Como lo es el antisemitismo.

Los me gusta de hoy son las agresiones de mañana. Los bulos de WhatsApp acaban convertidos en votos indiferentes a los Derechos Humanos. Las visualizaciones de ciertos vídeos engordan el odio y la desconfianza.

QAnon zarzuela de pescado

A perro flaco…

La pandemia ha resultado ser el escenario perfecto para que este tipo de teorías se expandan… todavía más. Hay ciertos condicionantes, ciertos estados de ánimo, en los que los mecanismos psicológicos propicios para estas divagaciones y ensoñaciones funcionan como un reloj suizo. La sensación de control, aniquilada por la Covid-19, es, por ejemplo, una de las razones que explican por qué algunas personas hacen suyos los argumentos conspiranoicos. En ellos, todo tiene sentido. En ellos, siempre se ofrece una forma de recuperar el control. Dando por hecho que alguna vez lo tuvimos.

Quienes propagan QAnon insisten en una idea muy vinculada con otras conspiraciones: investiga por tu cuenta. Ese adagio es tan terraplanista como plandemista. Investiga por tu cuenta suele traducirse en ver vídeos en Youtube, buscar en facebook, en Twitter en Reddit. Esto es, consume más redes sociales. Otro consumo que también ha subido durante la pandemia.

QAnon ha sido calificado por el FBI como “una amenaza para la seguridad nacional”.  Cosa que, por otra parte, solo consigue reforzar la idea del deep state y envalentonar a los fieles qanonistas. Varios conspiracionistas radicalizados han estado vinculados a actos de violencia en los últimos tres años, incluidos varios intentos de quemar lugares que creían satánicos. Actos de este tipo se han producido no solo en Estados Unidos sino también en países como Canadá o Venezuela. En España no somos extraños a algunas de los argumentos de QAnon. #BidenPedófilo fue trending topic en España el pasado 28 de agosto.

Cuando la desinformación de QAnon tiene un motivo

La desinformación ya ha sido usada como arma, muy efectiva, en la guerra cultural y ha jugado un papel más que influyente en numerosas elecciones a lo largo del planeta.  QAnon va directa al grano presentando a Trump como el salvador de nuestra infancia y del resto de la humanidad. Trump, obvio, apoya a QAnon. 

No hay motivos, miremos hacia donde miremos, para la tranquilidad. Salvo que demos por hecho que Trump, y en cada país aquellos que lo apoyan, es efectivamente el caballero blanco que vendrá a rescatarnos de todo mal.


Imágenes (por orden de aparición):

Langostino, cangrejo de río y un camarón.

Dos langostinos (anónimo)

Cangrejo (anónimo)

Langosta (anónimo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *