Contra los discursos de odio

contra discursos del odio

Uno de los globos terráqueos más antiguos que se conocen es el Hunt-Lenox.  Es de 1510, tal vez 1512. La imagen de arriba recoge un detalle del mismo

Si os fijáis en el sudeste asiático, podréis leer la expresión “Hic sunt dracones”. Aquí hay dragones. No es necesario entenderla como un mensaje literal, aunque hay quien sostiene que sí, que se refiere al Dragón de Komodo . Tiene que ver, más bien, con la costumbre de la época de señalar en los mapas las zonas desconocidas con monstruos marinos: serpientes, dragones, terribles ballenas. 

Adentrarse en los discursos del odio

Podría tomarse como una advertencia: no os adentréis en estas aguas pues os esperan toda clase de peligros. Podría tomarse como una llamada irresistible: adentraos en estas aguas porque os espera la aventura o, al menos, lo inesperado.

Traído al momento actual y al ecosistema en el que orbita el Planeta Mun, podríamos afirmar que hay territorios de la (des)información que siguen sin cartografiarse con precisión y que aparecen plagados de toda clase de monstruos. Monstruos que se alimentan y alimentan el odio. Monstruos que se llaman igual que el racismo, la LGTBIQfobia, el fascismo, el machismo, la aporofobia, el antigitanismo

Los mecanismos de la desinformación, por antiguos que sean, no pueden conocerse como si del mecanismo de un reloj de cuerda o el de un motor de combustión se tratara. 

Son muchos los factores que se ven involucrados. Hay factores económicos: desde el interés de un medio de comunicación tradicional de atraer audiencia con la práctica del amarillismo a los miles de dólares que ganaron los muchachos macedonios inventándose “noticias” sobre Trump y Hillary. Hay factores partidistas: desde la prensa conservadora o progresista a los desquiciados de las redes sociales. Hay toda una serie de efectos psicológicos: desde los que tienen nombre de cantantes melódicas hasta… 

Muchos factores y todos humanos. Por lo tanto, la única posibilidad es ir acumulando conocimiento con la única certeza de que podremos saber cada vez un poco más… pero solo un poco más.

Como siempre, ese conocimiento cobra toda su razón de ser cuando pasa a la acción. En este caso, cuando se actúa contra la desinformación. Aquí, para evitar malos entendidos, conviene una matización. No se trata de cualquier tipo de acción sino de aquellas que aceptan el consenso fundamental de los Derechos Humanos.

Las aguas turbulentas de los discursos de odio

Este post inaugura un nuevo continente de Planeta Mun en el que se irán recopilando aquellas iniciativas destinadas a adentrarse en los territorios hostiles de la desinformación a pesar de que puedan estar plagados de serpientes. Alguien debe emprender el viaje para sofocar los fuegos que escupen los monstruos de la mentira.

Empezaremos por tres proyectos vinculados a entidades del tercer sector de acción social que comparten el objetivo de combatir los discursos de odio en las redes sociales.

Ciberespect.

Se trata de un proyecto creado por la ONG Ecos do Sur y que se plantea una meta ambiciosa porque algunas ambiciones son buenas:  “erradicar de manera definitiva el impacto del discurso de odio en Internet”. 

Ciberespect apuesta por crear alianzas entre ONGs, asociaciones y particulares. Una de las forma en la que promueven estas alianzas son los cursos de formación en los que participan. 

Una de las herramientas con las que pretende anular los discursos de odio es la narrativa alternativa. No basta con desmentir el bulo. Necesitamos construir historias que nos permitan ver a las otras personas en toda su complejidad, con problemas como los “nuestros”, con defectos y virtudes, con sueños compartidos, con valores que nos identifican… 

Ciberespect no quiere navegar en los mares de los dragones a solas y por eso nos llama a compartir su ciberactivismo.

discursos de odio

Desactiva.

Este proyecto está vinculado a la Fundación Cepaim (que, entre otras cosas, cuenta con el estatus consultivo del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas).

La idea de Desactiva consiste en encontrar “respuesta a esas preguntas sobre inmigración que has visto por las redes”. No se trata solo de pedir que se confirme una información o contrastar esta o aquella noticia. Se trata de establecer un diálogo entre personas que sirva para clarificar la realidad de la inmigración.

Para las preguntas, Desactiva cuenta con «un equipo de personas de Fundación Cepaim y diferentes aliadxs como periodistas, juristas, abogados/as, trabajadores/as y educadores/as sociales, funcionarios/as públicos en materia de sanidad, empleo, prestaciones económicas, seguridad… «

Está En Tu Mano.

Este tercer proyecto surge de Columbares, una entidad con más de treinta años de experiencia.

Columbares pone en marcha este proyecto con dos objetivos en el horizonte: sensibilizar para prevenir los mensajes de odio y educar para conseguir un ambiente más inclusivo. En ese sentido, extienden sus viajes al territorio de los dragones no solo a temas relacionados con la inmigración, también se aventuran en el machismo o la homofobia.

contra los discursos de odio

Está En Tu Mano está desarrollando una serie de vídeos muy interesantes para contrarrestar los mensajes de odio no solo desde la contranarrativa, es decir, no solo desde desmentir el bulo. Un ejemplo puede ser este rap de Alba Flores Jiménez (@lith_black) “sobre los mensajes que tan frecuentemente reciben las mujeres online”

Continuará…


proyectos contra desinformación

Imagen destacada: Detalle del globo terráqueo Hunt-Lenox (De Kattigara – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0,)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *