Alt + F4

Una persona a la que cuanto más conozco más respeto y aprecio pero que no voy a decir quién es porque si me pongo aquí a hablar de Rosa Cano que es mi jefa suprema va a parecer que le estoy haciendo la pelota me dijo ya hace tiempo que una de las cosas que caracteriza la época que nos ha tocado vivir es que, tal vez por primera vez en la Historia, espero que se haya escuchado la H mayúscula, el conocimiento, cierto conocimiento, no todo claro, ya no iba de las generaciones de más edad a las de menos sino al revés.

Continuar leyendo «Alt + F4»

La juventud de ahora es peor que la de antes… o no

“¿Qué está ocurriendo con nuestros jóvenes? Faltan al respeto a sus mayores, desobedecen a sus padres. Desdeñan la ley. Se rebelan en las calles inflamados de ideas descabelladas. Su moral está decayendo. ¿Qué va a ser de ellos?”

Continuar leyendo «La juventud de ahora es peor que la de antes… o no»

Machismo y pandemia

Llevo semanas asistiendo con cierta perplejidad al posicionamiento ideológico ante la pandemia. La ideología, por definición, no atiende a (muchas) razones pero sería de esperar que los sucesos actuales fueran capaces de filtrar las corazas más inflexibles. Mi glándula de la inocencia no se termina de reabsorber ni con los años ni con las decepciones terribles .

No se trata de quién está en el poder y quién en la oposición. La derecha se comporta igual aquí en la oposición que en USA o Brasil donde gobiernan.

Continuar leyendo «Machismo y pandemia»

Una cuarentena de odio

La primera vez que fui consciente de cuánto había por deshacer fue hace unos años. Pero si yo te ayudo en las tareas de casa, le dije mientras acababa de fregar los platos en nuestro apartamento de pareja joven, moderna, sin hijos, todo despreocupación y futuros halagüeños, ni un mal virus en el horizonte.

En mi descargo, diré que nadie me tuvo que poner delante lo que en realidad significaban mis palabras. El machista que habita en mi interior seguía tan pancho porque, bueno, fregaba, planchaba y hacía de comer pero las cosas de la casa seguían siendo tareas propias de mujeres.

Continuar leyendo «Una cuarentena de odio»

Efecto Rockwell

Creo que la primera vez que me noté el efecto Rockwell fue en las postrimerías (sic) de mi adolescencia, cuando me dio por la novela rusa del XIX. La doble vara de medir de mi interior liquidó todos los inconvenientes y convirtió al estudiante nihilista que vestía ropas raídas y malvivía en una pensión en mi ideal de vida. El San Petersburgo frío y nevado, una utopía inalcanzable.

Continuar leyendo «Efecto Rockwell»