La juventud de ahora es peor que la de antes… o no

brecha generacional redes

“¿Qué está ocurriendo con nuestros jóvenes? Faltan al respeto a sus mayores, desobedecen a sus padres. Desdeñan la ley. Se rebelan en las calles inflamados de ideas descabelladas. Su moral está decayendo. ¿Qué va a ser de ellos?”

Parecen unas preguntas y afirmaciones de plena actualidad. La muchachada está señalada, a diario, como irresponsable, juerguista, imprudente, perezosa y etcétera. No les queda pecado capital que encarnar. La segunda ola ya está aquí porque se pasan el día de botellón y no se preocupan de sus familiares vulnerables. Cría cuervos. 

Lo que pasa es que la cita del inicio es de Platón y tendrá unos 2400 años. 

El carrusel de la brecha generacional

La idea de que los jóvenes son peores que los no jóvenes es una idea que no tiene que ver con la época, ni siquiera tiene que ver con los datos o las evidencias, tiene que ver con la edad del que la pronuncia. Si ya no te consideras joven pasas automáticamente a criticar a los jóvenes. Más o menos como cuando te conviertes en vampiro y pasas a tenerle mucha manía al ajo.

De hecho, Sócrates pensó del joven (y tiránico, por lo visto) Platón lo mismo que Platón del joven Aristóteles. Algo así: “La juventud de hoy ama el lujo, es maleducada, desprecia la autoridad, no respeta a sus mayores, y chismea mientras debería trabajar. Los jóvenes ya no se ponen de pie cuando los mayores entran al cuarto. Contradicen a sus padres, fanfarronean en la sociedad, devoran los postres en la mesa, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros». 

(Y para que el tiovivo del desprecio generacional nunca deje de girar, Arsitóteles sentención: “Los jóvenes de hoy no tienen control y están siempre de mal humor. Han perdido el respeto a los mayores, no saben lo que es la educación y carecen de toda moral”.)

Deriva de diván

Igual hay algo de envidia. Como si la juventud representara todo aquello que siempre quisimos ser y que ya nunca lo seremos. Las derivadas freudianas son para empezar y no parar porque en la actitud de la juventud hay mucho de matar al padre. Cosa que, y hablo como padre, es justa y necesaria. Pero, bueno, esta vez me voy escapar del jardín psicoanalítico y sigo con el hilo anterior. 

Brecha generacional de toda la vida

Las preocupaciones de Platón se han reformulado una y mil veces a lo largo de los siglos. Una de las últimas versiones en un meme que circula por redes y que dice algo así como que menos mal que antes la gente quiso estudiar y ahora tenemos epidemiólogos y médicas porque la juventud actual no quiere hacer nada y se pasan el día viendo vídeos en Tiktok. 

Porque, claro, esto se sabe, antes todo el mundo estudiaba y por eso somos, sin excepción, adultos responsables con titulaciones a diestro y siniestro, cumplimos las normas de circulación, llevamos la mascarilla bien puesta en todo momento, nos somos racistas ni clasistas y apenas perdemos el tiempo en redes sociales y mucho menos interrumpimos una conversación o una reunión para mirar el móvil. 

Si las cosas fueran efectivamente así, si cada generación fuera siempre peor que la que la precedió, la especie se habría extinguido casi al mismo tiempo que un monje del medievo se lamentaba de que la juventud de hoy en día ya no quema a las brujas como antes. 

quema de brujas

Tiktok vs. Facebook

Solemos tratar a las chicas y chicos como si fueran cuerpos extraños a la sociedad. De hecho, considero que pensamos que la sociedad somos, en realidad, los hombres blancos de mediana edad heterosexuales. Todo aquel que se desvíe de esa norma, bueno, estará en algún escalón adyacente a la verdadera sociedad y lo trataremos bien o mal según nos convenga.

A mediados de este mes de septiembre, la revista National Geographic publicaba un artículo en el que decía que las generaciones más jóvenes estaban siendo culpadas del nuevo aumento de los contagios de Covid-19 pero que en esa acusación se obviaba la otra parte: que las nuevas generaciones deben afrontar el riesgo del contagio porque tienen que seguir trabajando o asistiendo a clase.

El tiktok de tu hija no es peor que tu Facebook. La juventud de ahora no es peor que los adultos que hemos tomamos, o consentido, las decisiones que nos han llevado al momento actual. Deberíamos dejar de señalarlos y ocuparnos más y mejor de darles la palabra, valorar sus opiniones y contar con sus conocimientos en la toma de decisiones. Empezaríamos a estar mucho mejor.


Este texto, más o menos, fue mi columna de opinión para el programa de Onda Regional, «Contraportada». Puedes escucharla clicando en la imagen de abajo.

federico montalban en onda regional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *